miércoles, 6 de enero de 2010

4 ABRIL DE 1910: NACE LA GRAN VIA MADRILEÑA

Esta primavera se celebrará el centenario del nacimiento de la Gran Via madrileña, y éste será el primero de una serie de posts dedicados a una de las principales arterias de la ciudad.
--------------------------

4 abril 1910: en un día soleado y frío (en consonancia con los -5ºC que los termómetros registraron los días previos), Alfonso XIII inaugura las obras de construcción de la Gran Via en compañía de su esposa la reina Victoria Eugenia, el alcalde Francos Rodriguez (médico y periodista) y el presidente del gobierno José Canalejas.

La familia real llegaba al evento poco antes de las once en varios automóviles Hispano Suiza. Como refleja la crónica del diario ABC, "el Rey vestía uniforme de capitán general, con largo capote y casco y S.M. a Reina Doña Victoria, traje de terciopelo negro, boa de armiño y sombrero azul adornado con plumas negras".
Cerca de mediodía y ayudado por una piqueta de plata, el Rey, encaramado sobre la plataforma dispuesta a tal efecto, "picó" sobre la primera víctima de la reforma: la casa del párroco de la iglesia de San José (conocida como la Casa del Cura, un inmueble parroquial de 2 plantas adosado al templo), al son del pasodoble Dos de Mayo, dirigido por Ricardo Villa e interpretado por la banda municipal en medio de los aplausos y el clamor popular. Inmediatamente, los obreros se dispusieron a comenzar el levantamiento de tejas. El Rey les ofreció "5 duros de propina", cantidad nada despreciable en la época.
Comenzaban unas obras que se prolongarían durante más de 20 años.


(En la foto superior, el rey firmando el inicio de las obras).

La finalidad era unir los barrios de Salamanca y Argüelles, en creciente pujanza, así como descongestionar la Puerta del Sol y sanear el centro derribando inmuebles en mal estado e insalubres y ya de paso mejorar el tráfico en la zona.

El proyecto empezó a tomar forma hacia 1897, año en que los arquitectos José Lopez Salaberry y Francisco Octavio Palacios redactan el proyecto, que no será aceptado oficialmente hasta el 2 de julio de 1901 (aunque ya en 1886 se presentó otro proyecto del arquitecto Carlos Velasco).

Muchos años transcurrieron hasta completar la expropiación de los solares en su totalidad, ayudándose para ello de la "Ley para Saneamiento, Reforma y Ensanche Interior" (334 edificios expropiados repartidos a lo largo de 30 manzanas). El principal escollo lo planteaba la inexistencia de una normativa adecuada que garantizara un pago justo de los inmuebles, al tiempo que evitara cualquier problema jurídico derivado de las discrepancias que el titánico proyecto pudiera desencadenar. Así, el Ayuntamiento hubo de esperar varios años hasta que se promulgó la citada Ley y se sentaron unas bases legales sólidas. Asimismo, no fue fácil obtener financiación para expropiar los terrenos y acometer las obras.

Una larga espera que se dilató más de 10 años.

Se demolieron gran cantidad de edificios y se transformó por completo la fisonomía de las calles, construyendo 32 manzanas nuevas sobre las 312 casas derribadas. Se niveló el terreno y se desenlosaron más de 8.000 metros de aceras, renovando cañerías de agua y gas y creando más de 2.000 metros de alcantarillado. La avenida estrenó 219 farolas de gas y cerca de 60 lámparas con candelabros.

En el camino quedaron calles como la de San Miguel, del Perro o de la Nao, que ahora forman parte del recuerdo histórico junto con el Convento de Nuestra Señora de la Presentación o parte de la Iglesia de San José.

El 1º tramo o Avenida B (Alcalá-Red de San Luis) se acometió entre 1910-1916 y recibió el nombre de Conde de Peñalver (en homenaje al alcalde Nicolás Peñalver Zamora que firmó el inicio de las obras años atrás; hoy ese nombre pertenece a otra calle de la ciudad, en el Barrio de Salamanca).

El 2º tramo o Bulevar (Red de S. Luis-Callao) se acometió entre 1917-1921 y se llamó Avenida de Pi y Margall en recuerdo al Presidente de la 1ª República, en 1873). En un principio se ideó como un boulevard arbolado.

El 3º tramo o Avenida A (Callao-Pza. de España) se realizó entre 1922-1931 y se le asignó el nombre de Eduardo Dato (presidente del Gobierno en 1913 y 1920 y alcalde de Madrid en 1907), que hoy en día ostenta otra calle de la ciudad.

(En la fotografía superior de 1928 se reflejan las obras de este 3º tramo, con la construcción del Palacio de la Prensa a la derecha, el solar que más tarde ocuparía el Edificio Capitol en el centro, y a la izquierda el edificio del Cine Callao, ya finalizado, y en cuya terraza se aprecia la pantalla del cine de verano).

Tres meses antes del comienzo de la Guerra Civil la Avenida cambió su nombre por los de Avenida de la CNT, Av. de Rusia (corregido poco después al de Unión Soviética) y Av. de México, agradeciendo así el apoyo recibido del extranjero.

Aunque, como siempre, la ciudadanía tendría la última palabra, inventado apodos como la Avenida de los Obuses o la Avenida del Quince y Medio (haciendo referencia al calibre de los proyectiles arrojados por el bando franquista).


La parte que más daños sufrió fue la cercana a la Plaza de España, por estar más próxima al campo de combate de la Ciudad Universitaria.

Sus estaciones de Metro (como muchas otras en diferentes zonas de la ciudad) sirvieron de refugio antiaéreo a la población:

Tras la Guerra Civil pasó a llamarse Avenida de Jose Antonio (en homenaje a Jose Antonio Primo de Rivera) y no fue hasta 1981 cuando recibió el nombre por el que hoy la conocemos, el de Gran Vía, asignado por el entonces alcalde Enrique Tierno Galván (si bien era el nombre concedido por el pueblo llano incluso antes de iniciarse las obras, no fue oficial hasta ese año).

En resumen, 25 metros de ancho y 1316 metros de largo cargados de historia.
fotografias: elmundo.es

9 comentarios:

Lily dijo...

Como decía la canción
"Gran vía
llevas aquí casi toda la vida"
Feliz dia de Reyes

chema dijo...

es una entrada muy interesante una vez más, anele. por lo que se ve, la gran vía es relativamente moderna. aun así, ha visto la trágica guerra civil. en mi casa todavía tenemos algún callejero antiguo en el que se llamaba avenida de josé antonio.
los tres tramos son perfectamente diferenciables. el que va de alcalá a la red de san luis (punto que yo asocio con la casa del libro) es relativamente estrecho y en cuesta. por allí voy muchas veces, pero de paso, sin pararme en ningún sitio en concreto. el central, entre la red de san luis y callao, es el que más encanto tiene para mi gusto. por el último, de callao a la plaza de españa, paso menos. luego empieza princesa, que es como la prolongación de la gran vía...
no me enrollo más, jeje. feliz día de reyes!

BLAS dijo...

El proyecto comenzó hacia 1904 y sigue, porque ya se sabe, "qué bonito será Madrid cuando lo terminen!"...
Muy bueno el post Anele, me ha encantado, súper interesante, y las fotos que has conseguido, estupendas como siempre.
Mi padre, siempre que va a MAdrid, llama Avda. Jose Antonio a Gran Vía (él estudió y trabajó allí muchísimos años, de joven), y la verdad es que nunca le pregunté por qué...

Besos!

Inma dijo...

También a mí me ha sorprendido lo moderna que es. Pensaba que era 100 años más antigua. Así que nació como una "circunvalación de Sol" jaja

cloti dijo...

Molaba lo de Avd de la CNT, jajaja
Es curioso, Gran Vía parece un nombre antiquísimo y sin embargo no lo es. Tu post me ha recordado las obras en Sevilla antes de la expo 92, tiraron un barrio entero para hacer nuevas calles y carreteras, un éxodo completo de familias.
Menkantan las obras a pesar de lo que molestan pero es que yo tengo visión de futuro, por eso me voy a un país en construcción, jajaja
Bssss
Cloti

anele dijo...

Feliz día de Reyes a tí también, Lily. Espero que hayan sabido recompensarte.

Chema, pues yo aún recuerdo el nombre siendo aún muy chiquitita, y también haberlo visto en los calejeros que había por casa.

Sí, Blas, sí; espero que quede bonita la ciudad... si es que algún día terminan las obras,ja, ja.

Me pasaba como a tí, Inma, que me la imaginaba mucho más antigua; nunca pensé que fuera proyecto de un derribo tan extenso sino que se fue construyendo directamente.

Joé, Cloti, vete a vivir al centro y a ver si sigues pensando lo mismo. Aunque en el fondo tienes razón: son un mal necesario.

Susana dijo...

Este post me ha recordado una zarzuela que solía cantar en mi antiguo coro que se llamaba "La Gran Vía" y habla del nacimiento de esta gran avenida.
En este enlace podéis ver las letras de las canciones que hablan de ello y de personajes típicos de la época como las amas y las sirvientas, el caballero de gracia... http://www.zarzuela.net/text/tex_018.htm#gran01

Aunque algo que me extraña es que la obra se estrenara ya en 1886 cuando según dices las obras no se comenzaron hasta 1910... seguramente, la cosa traía cola desde hacía tiempo...

anele dijo...

Pues según he leido la zarzuela tenía su punto irónico por lo accidentado de las obras, y es cierto que el proyecto empezó años atrás, pero tantooo tantooo. Me informaré, a ver si me entero de la razón.

NÚRIA dijo...

Muy interesante esta entrada y muy interesantes también las fotos que la ilustran...Saludets...