domingo, 28 de marzo de 2010

EDIFICIO MADRID-PARIS - GRAN VIA, 32

Este majestuoso edificio, construido entre 1920-1924, es obra del arquitecto Teodoro Anasagasti y el ingeniero Maximiliano Jacobson. La Sociedad Madrid-París (fundada en 1920) construyó el inmueble con capital francés y español, convirtiéndolo en poco tiempo en un referente de las compras capitalinas.



Las trabas municipales sumadas a ciertas dificultades técnicas y económicas retrasaron su aper-tura (presidida por su majestad el rey Alfonso XIII y la reina Victoria Eugenia y anunciada en prensa a lo largo de varios días) cerca de 3 años, hasta aquel 4 de enero de 1924.
El proyecto inicial presentaba sótano, una altura de 6 plantas en la fachada a Gran Vía y 4 en el resto para levantar una cúpula de 30 m de diámetro que permitiera la entrada de luz natural, a imagen de la existente en los modernos Almacenes Lafayette de París. La azotea se completaba con 2 torreones que albergaban depósitos de agua (con una capacidad de 100.000 litros).


No se escatimó en gastos ni materiales: lámparas, mármoles, maderas nobles, salón de té, muelles de descarga, montacargas, flota de camiones propia, vestuarios para el personal... Contaban con ascensores, aseos y calefacción por calderas de agua caliente. El coste total ascendió a los 10 millones de pesetas de la época (60 mil €). En 1927 inauguran la sección de alimentación y cuentan con servicio de entrega a domicilio.

Sin embargo, tan solo un año después de su apertura, las cuentas en números rojos no hacen presagiar un futuro prometedor. "Unión Radio" ("madre" de la futura Cadena SER) alquila la 6ª planta completa en 1925; una oportunidad de incrementar los ingresos de los agonizantes almacenes.
Pero los constantes cambios en la dirección y el despido de numerosos empleados conducen irremediablemente (tras un breve período de recuperación) al cierre definitivo en verano de 1933.

Un año después el edificio fué adquirido por la "Sociedad Española de Precios Únicos", SEPU, (fundada en 1934 por los suizos de orígen judío Reisembach y Worms) que lo reformó incorpo-rando 5 nuevas plantas para oficinas y construyendo en 1935 el cine Madrid-París.
La reforma corrió de nuevo a cargo de Anasagasti. Perdió sus torreones laterales pero esta vez los almacenes sobrevivieron cerca de 70 años.

En los años 30 sufren las críticas de la Falange, en cuyo diario "Arriba" se les acusa de explota-ción:
"estos judíos de SEPU dan motivos para ocuparse de ellos por sus relaciones con los empleados que explotan" (12 junio 1935).
El inmueble incluso fue asaltado por militantes falangistas ese mismo año y sus cristaleras fueron rotas en varias ocasiones.

SEPU llega a contar con más de 600 empleados en sus años más prósperos. Allí se instalaron las primeras escaleras mecánicas de Madrid, allí firmaron discos desde Paul Anka hasta Torrebruno, se organizaban desfiles, se sorteaban coches; incluso se organizaban excursiones y capeas para el personal, así com ejercicios espiritules. Su director, el Sr. Imedio, fomentaba el respeto entre los empleados; incluso les obligaba a ir a la vecina iglesia de San Martín los miércoles de ceniza (momento que algunos aprovechaban para dar un paseo, regresando más tarde con la frente uncida de tierra disimulando así la escapada).

Lo más granado de la sociedad y la política acudía a hacer sus compras en SEPU (desde Carmen Polo hasta Carmen Sevilla, que solía comprar allí los juguetes).

Y la plantilla de Radio Madrid (Joaquín Prat, Juana Ginzo, ...) se daba cita en pleno bajando a desayunar a la cafetería. Las estrategias comerciales emprendidas eran de lo más innovador, como la "Semana del Duro" en 1943, con todos los artículos a la venta por tan sólo 5 pts.

Pero la decadencia también alcanza a la próspera SEPU, que es vendida en el año 2000 a Partridge&Co. pese a los encierros en el escaparate. Su plantilla se había visto reducida a unos 80 empleados en los últimos años y finalmente el cierre definitivo llega el 15 de octubre del 2002.


La escultura del ave Fénix que hoy podemos contemplar en la azotea fue incorporada cuando el Fénix Español adquirió el inmueble.

8 comentarios:

cloti dijo...

Precios entrada, Anele. He aprendido un montón de cosas interesantes.
Bssss
Cloti

chema dijo...

muy interesante entrada una vez más, anele.
la dirección de la cadena ser, muchos nos la sabemos: "gran vía 32, 8ª planta". fui una vez a recoger un ejemplar gratuito de una revista que sólo te lo daban allí. el portal está semioculto en una esquina, lo que te despista un poco...
me acuerdo de los almacenes sepu. mi madre fue allí muchas veces a comprar cosas, y cuando era pequeño iba con ella. no sabía que había sido creada por judíos. qué manía con meterse con ellos, al fin y al cabo eran emprendedores. creaban trabajo y eso daba de comer a la gente...

Geno dijo...

La dirección de la Cadena SER me la sé de escuchar El Larguero", jejejeje. Interesante tu entrada, Anele

Candela dijo...

joder, pues si que ha cambiado el edificio, eh?

Inma dijo...

Me ha encantado toda la parte del Sepu, y lo de Carmen Sevilla es un puntazo.
Lo triste es que vivo en Madrid desde el año 82 y he tenido que hacer esfuerzos para discernir el edificio que es. ¡Qué poco me fijo!

R.M dijo...

Que interesante todo!!! Jo, me encantan tus entradas, siemrpe aprendemos un monton. BEsos

Elphaba dijo...

Uy, cuantas veces he hecho cola para recoger entradas gratuitas.... Y una vez estuve allí en un programa de radio con Joaquin Luqui, y luego nos hicimos foto en la azotea con los de REM. Qué recuerdos...

anele dijo...

Graciassssssss.
Sí, Chema, ¿quién no ha entrado nunca al Sepu? y eso que a nosotros nos tocó ya casi en la época de decadencia.

Me pasa como a tí, Inma, que nunca me fijo demasiado. Habrá que ponerle remedio.

Una pena, Ruth. Por lo que he leído, debía de ser espectacular por dentro. Tenía una escalera enorme en el hall. MEnos mal que al menos optaron por modificarlo, y no por tirar la manzana entra, gracias a Dios.

Y las vistas desde la terraza deben ser increibles, Marisa. Aunque seguro que fue en lo que menos te fijaste :)