miércoles, 3 de marzo de 2010

EDIFICIO TELEFONICA - GRAN VIA, 28

Construido entre 1926 y 1929, este emblemático edificio fue sede de la Compañía Telefónica Nacional de España (CTNE), filial de la norteamericana ITT (International Telephone and Telegraph).

En la fotografía inferior se muestra a su majestad el rey D. Alfonso XII visitando las obras en 1929:
El proyecto inicial corrió a cargo del estadounidense Lewis S. Weeks (las influencias arquitectónicas de la época se hacen evidentes en su característica estructura metálica hormigonada y en la estética art deco del reloj que la corona),


pero sufrió más de 50 modificaciones hasta ser ejecutado finalmente por Ignacio Cárdenas, quien rompió la monotonía de su fachada con una portada de estilo neobarroco, más en consonancia con el entorno:

En su construcción participan cerca de 1000 obreros diarios, repartidos en 3 turnos extenuantes, noche y día.
A lo largo de sus 89 m. se reparten las 15 plantas que conforman el inmueble.
En la fachada también se aprecia el escudo de España:


Para el tallado de los ornamentos externos (de piedra y granito en las primeras plantas y arenisca en las superiores) se instaló un taller de cantería al pie de la obra.
Frente a él se ubicaba la famosa marquesina (hoy desaparecida) del ascensor de la estación de metro de Gran Vía situada en la Red de San Luis, obra del arquitecto Antonio Palacios. En 1971 fue trasladada a su población natal (O Porriño, Pontevedra).
A su término era el edificio más alto del país y de Europa hasta ser destronado un año más tarde por un edificio de Amberes.


Durante la Guerra Civil fue utilizado como observatorio militar y sede de telecomunicaciones del ejército republicano (desde allí enviaba sus crónicas a diario Ernest Hemingway) y por ello fue blanco de numerosos proyectiles. Se tapiaron ventanas y la fachada fue protegida por pilas de sacos. Incluso se montó artillería aérea en la azotea. Su arquitecto, Ignacio de Cárdenas, resume el hecho en una frase: "Han dañado la piel del coloso, pero no conseguirán derribarlo".


Cada 5 años se limpiaba con fluor su fachada para evitar que la contaminación dejara huella en ella y su azotea alberga una "torre del agua": un depósito con capacidad para 40.000 litros de agua.
Entre las anécdotas figura la creencia de que es el hogar de Goyito, el fantasma de un señor mayor que con su monóculo y su bastón campa a sus anchas por la novena planta.
Y cuenta con su propio episodio de la crónica negra. Según refleja un artículo de la revista "Crónica", el 23 de septiembre de 1934 una empleada de la compañía Telefónica, Ana Cubillo Rojo, se suicidó arrojándose por la ventana del 7º piso (desde una altura de unos 33 m.). "Cayó a la calle Valverde, junto a la entrada".
Los años de la posguerra ofrecen una oportunidad de acceso al mercado laboral a las mujeres de la capital, que son contratadas como telefonistas para la compañía tras superar una prueba física en la que se medía la envergadura entre las manos (con los brazos extendidos), para garantizar el alcance a las clavijas distantes. Todas solteras, pues al casarse debían dejar la compañía.
Desde el pasado mes de noviembre el edificio ha cerrado sus puertas para volcarse en la reforma que culminará con la inauguración (a lo largo del 2010) del nuevo Museo de las Telecomunicaciones. Las 2 primeras plantas albergarán un centro comercial de telefonía, se destinará una planta al Museo Tecnológico (con auditorio incluído) y 2 plantas (unos 2000 m cuadrados) dedicadas a exposiciones. Las 8 restantes serán oficinas.

Fotografías: fuenterebollo.com, Juan Pando, Carlos Viñas

8 comentarios:

Candela dijo...

Cuando lei la autobiografia de Errol Flynn hablaba del edififio, porque estuvo ahi en su "affair" con la guerra civil española.

chema dijo...

otro edificio que ha visto la guerra civil... menos mal que no lo estropearon, al menos no mucho.
es un edificio muy elegante. anda que no debe fardar nada trabajar allí...

Inma dijo...

¿Te da algo Gallardon? Es que te mereces algún regalillo, una comisión.

Otro edificio emblemático. Ahora cuando paso por Gran Vía miro a las alturas y presumo de todo lo que aprendo contigo.

Geno dijo...

El día que vuelva a Madrid, repasaré tu blog y visitaré todos los lugares y edificios que nos muestras

cloti dijo...

Pues sí, debería pedir una paguita del ayto.
Bssss
Cloti

BLAS dijo...

Me encantan estas fotos que van mostrando la evolución del edificio en el tiempo... Disfruto un montón. Aun más si encima lo conozco, logicamente.

Besos!

anele dijo...

¡¡anda!! no sabía quwe Errol Flynn estuvo aquí en esa época.

Gracias, yo había pensado en algo más simbólico,como las llaves de la ciudad o algo así, ja, ja.

Pues yo hasta hace bien poquito no le había prestado demasiada atención a esta calle,pero con la excusa del aniversario estoy aprendiendo un montón también.

COILET dijo...

Sigo todos estos "documentales" sobre Madrid, me parecen interesantísimos, yo que nunca me he fijado en los edificios de la ciudad donde he nacido y vivido durante veintitantos años... pero es que en el fondo soy de pueblo... jejejeje. Pero me encanta aprender todas estas cositas que pones, muy curioso.
Bs