jueves, 19 de febrero de 2009

REBAJAS A CIEGAS

Las rebajas están llegando a su recta final y de nuevo vuelvo a sorprenderme con esas curiosas costumbres japonesas. Era de esperar alguna excentricidad, no en vano estamos hablando de una de las sociedades más consumistas de todo el mundo.

Fukubukuro. Literalmente: bolsa de la suerte.

Los primeros días del año estas bolsas inundan todos los establecimientos del país mientras miles de clientes se alinean con fervor en interminables colas para conseguir el preciado "fukubukuro". Su gracia radica en que se compran sin saber cuál es su contenido: una compra a ciegas, y su garantía es que su valor es muy superior al precio que el cliente paga por ella (en algunos casos incluso lo duplica). La única pega es que, obviamente, no se puede elegir aunque si se trata de una tienda de ropa sí se podrá elegir la talla (uf, menos mal).
Una buena forma de deshacerse de artículos de la temporada pasada.

Se ofrecen unidades limitadas de fukubukuro en tiendas de ropa, de artículos del hogar, de cosmética, pequeño electrodoméstico, papelería, supermercados... incluso los nuevos tiempos tecnológicos se han adaptado a esta costumbre y ya es posible adquirirlas por internet.

Personalmente, creo que sólo me arriesgaría con las del "super". : )

En este link podéis ver las carreras que se pegan al más puro estilo Harrods.

¿Quién dijo que somos consumistas?

11 comentarios:

cloti dijo...

El fukubukuro lo he visto en Shinshan, jajajaja. ¡qué grande es Shinshan! Menkantan él y toda su familia, pero no me podía ni imaginar que fuera cierto lo de no saber qué compras.
Mmmmmmmm, ceo que yo sí lo haría. No sé.
Bssssssssssssss
Cloti

BLAS dijo...

De estos japoneses uno ya se espera de todo, después de leer tus entradas sobres los perros y los gatos de alquiler, ya nada me sorprende. En este caso, le veo hasta el gustillo a eso de la bolsa sorpresa, debe hacer ilusión a la hora de abrirla ¿no? (Lo malo puede ser la decepción después de abierta...)

Candela dijo...

Pues mira que si en una tienda de ropa te dan los restos de lo mas horroroso de la tienda o algo que no va con tu estilo... que horror...

chema dijo...

desde luego, es una buena estrategia de los comercios para liquidar género que nadie quiere comprar, jejeje. puedes comprarte una bolsa de esas y tener suerte y que sea algo que te venga muy bien... o por el contrario, que sea una cosa totalmente inútil. como cuando en la subasta del 1,2,3 te tocaba algún regalo absurdo. :D
qué cosas tienen los japoneses...

Bertha dijo...

Pues esta muy bien, aqui en españa no creo que lo hicieran nunca, porque seria como el primer dia de rebaja, se pelearian todo.

anele dijo...

Lo que sí es seguro es que te llevarás algo que vale más de lo que has pagado, pero siempre es un riesgo porque independientemente de que sea tu talla, hay muchas prendas que luego no te sientan bien.
Creo que el riesgo podría merecer la pena en comercios que no sean de ropa. Aunque suena tentador yo prefiero saber qué es lo que estoy comprando.

De todas formas hay quien consigue verdaderos chollos, especialmente en las tiendas "caras". Creo que alguna vez lo han hecho en una famosa joyería y las colas colapsaban la calle desde la madrugada.

Bertha, tendrías que ver los vídeos de la gente corriendo para "pillar" una bolsa, igualico que el 1º día de rebajas en Harrods o en El Corte Inglés, que salen todos en estampida.

Inma dijo...

Hay alguna versión española.
ÜLtimamente he visto bolsas sorpresa en algunas tiendas, aunque ahora mismo no caigo cuales eran. Me suena eso de comprar sobres sorpresa de pequeña. ¿Los recordáis?

Ana dijo...

Estos japoneses son la monda. Es que me encantan. De acuerdo que es una locura, ocurrirá igual que con los paquetitos sorpresa que venden en algunas tiendas de chuches. A mi de niña me hacía una ilusión enorme comprarme uno, aunque luego siempre tocaba una tontería y te quedabas un poco chafada. Eso si, al domingo siguiente te comprabas otro. Era como una extraña sensación de incertidumbre que lo hacía emocionante. Seguro que a los japoneses les pasa igual. Es que son incomparables ellos ¿¿eh??

anele dijo...

No recuerdo bien lo de las bolsitas sorpresas de nuestra infancia pero algo me suena. ¿De qué eran?

CGR dijo...

Teniendo en cuenta la de gente que compra a ciegas en rebajas, esto sería lo mismo, jajjajaja
Anele, eran sobres sorpresa que traian dentro algún muñequito o cosas así. Te refieres a sos ¿no, Ana?

Bertha dijo...

JA JA JA, no lo habia visto, es pero, aunque yo nunca he ido, al verlo en la tv ya me reo, pero una vez vi en tv, una casa que medio regalaba los vestido de novia y la gente se mataba por uno, vamos que locura, entiendo que lo vestido van a precio de oro, pero llegar a esos estremos, yo no lo haria?