jueves, 30 de julio de 2009

NO TE ENTIENDO

Hay cosas en la vida difíciles de entender.
¿Qué nos empuja a adoptar convicciones que escapan a la lógica? ¿Por qué hay cosas que se catalogan como inaceptables sin más?

Leí anteayer un artículo en el periódico que me dejó estupefacta.
Sábado 25 de julio. Una mujer sufre un accidente de tráfico y es trasladada en helicóptero al hospital. Está grave; sufre hemorragia peritoneal severa y tiene afectados el bazo y el hígado. Pudo haber sobrevivido; o quizás no. Tampoco dió muchas opciones: murió por pérdida de sangre.
La mujer, de 61 años, firmó un documento de voluntades anticipadas por el cual rehusaba recibir transfusión alguna.
Era Testigo de Jehová.
Que Dios le acoja en su seno porque su familia ya no podrá hacerlo.

Perdóname, pero no te entiendo. Para mí es como un suicidio. Un acto consciente y voluntario.
Y lo considero un acto de egoísmo. Porque me parece egoísta hacer pasar ese mal trago a una familia, porque es egoísta despreciar el mayor de los regalos que puede hacer un ser humano (su sangre y sus órganos) y porque es egoísta hacia un personal sanitario que dedica todo su esfuerzo en salvar vidas.

Entre los argumentos que defienden su postura ninguno se sostiene.
Aluden que muchas personas han enfermado o muerto precisamente por rebicir una transfusión. ¿Incompatibildades que un error médico pasó por alto? ¿Contaminaciones? De acuerdo, pero si una transfusión fuese la única salida y fueses a morir de todas formas... ¿acaso no merece la pena arriesgarse? ¿quemar el último cartucho? No es excusa.
También esgrimen que en la Biblia se prohibe comer o beber sangre. Puestos a ser estrictamente literales y a interpretar al pie de la letra: no es lo mismo beber sangre que transfundirla. Comer, beber, implica una "absorción" enteral (oral e intestinal) mientras que la transfusión NO implica absorción (no se atraviesan membranas), sino que implica una administración "parenteral".
Diferencia aclarada.

¿Por qué se prohibieron las transfusiones de sangre entre los Testigos de Jehová a partir de 1945? Es un hecho que se practicaban desde el s. XVII. Si la organización de los T. de Jehová fue fundada allá por 1880, ... ¿acaso los Testigos que recibieron transfusiones a lo largo de esos 60 años cometieron pecado? ¿se les puede acusar de haber agraviado con ello a Dios?
Según tengo entendido, la transfusión se castiga con la expulsión (actitud que encuentro incompatible con un comportamiento piadoso, religioso y tolerante).
Al parecer las vacunaciones también estuvieron prohibidas desde 1931 hasta 1952 y los transplantes desde 1967 hasta 1980. ¿Acaso dejaron de ser motivo de agravio de la noche a la mañana? ¿Demuestra eso que durante cerca de 20 años estuvieron equivocados? (por cierto, en el caso de que un trasplante necesite suministro sanguíneo... ¿cómo se resuelve el conflicto?).

Curiosamente he descubierto que existe una Asociación para la Reforma en el Asunto de la Sangre. Solicita que "cese el fuerte control interno y que incluyan en sus estatutos el que sus miembros tengan libertad de elección en este asunto, para sí mismos y para sus hijos, sin que se ejerza ningún tipo de sanción".
Eso sí casa con una actitud religiosa, piadosa y tolerante.

Por último me pregunto.... ¿y si todo hubiera transcurrido de modo tan apremiante que no hubiesen llegado a tener conocimiento de esas últimas voluntades y la transfusión se hubiera llevado a cabo? Probablemente se estaría enfrentando a la expulsión de la organización en este preciso instante.
Pero estaría viva.
Estarías viva.
Insisto, no te entiendo.


14 comentarios:

Elphaba dijo...

Estoy de acuerdo contigo. Creo que en todas las religiones se corre el riesgo de perder de vista el fondo eclipsados por las formas. Se comenten absolutas barbaridades por tomar con rigidez ciertos preceptos que pertenecen a la antigüedad o que simplemente son metafóricos, y nos cegamos ante los valores humanos que están detrás de ellos, y que son los que deberían guiarnos.
Lo peor es cuando se tratan de justificar con argumentos "científicos", que por supuesto no se sostienen ni científicamente ni por el sentido común ni la lógica, que nunca tiene por qué estar reñida con la fe de cada uno.

Aurin dijo...

Yo también me enteré de esa noticia, y estoy de acuerdo contigo Anele;no hay quien lo entienda,¿prevalece primero la religión aunque esté equivocada a la vida de un ser humanao?. La verdad,es que yo tampoco lo entiendo

BLAS dijo...

Esto es a lo que nos llevan los extremismos. Las religiones tienen el poder de en base a la fé, conducirnos a una sinrazón y hacernos caminar como ovejas, directas al matadero o a donde diga el pastor o quien sea el que se plante delante. Este caso en concreto de los Testigos de Jehová me pone negra, pero en este caso se trata de un adulto, que por su cuenta y riesgo ha preferido palmarla para seguir con su ceguera religiosa. Lo que me pone enferma, son los padres o tutores seguidores de esta religión que prefieren ver cómo su hijo muere por no recibir una transfusión, con tal de seguir su fé... Hay que ser burri-ciego para hacer tal cosa, y un homicida sin alma. Pero como este ejemplo, casos en los hospitales, a porrillo. ¿Y si su hijo, cuando adquiriera la mayoría de edad decidiera dejar esa religión...? Ah, es cierto, no podría elegir porque ya está muerto, sus padres decidieron lo que era mejor para él...

anele dijo...

Estoy de acuerdo, al fin y al cabo un adulto es dueño de su cuerpo, pero cuando atañe a los menores... me parece un verdadero sacrilegio, no puedes tomar una decisión así, POR DIOS, que tienes que elegir en su lugar y es absulutamente injusto.
Muy gráfico el ejemplo que pones, Blas. Si el día de mañana no le convence la organización y decide abandonarla...
Hay que tener en cuenta que un niño no elige una religión, la eligen por él sus padres y no será hasta la adolescencia cuando él pueda ratificarlo o bajarse del tren. Pienso que es un claro ejemplo de infracción de libertades el tomar una decisión tan grave, sobre todo por la vertiente de irreversibilidad que tiene.

Candela dijo...

He tenido amigos mormones, testigos de jehova, judios y por supuesto catolicos. Y cada religion tiene su cosa, pero esto es simplemente intolerable y no se como los medicos no lo prohiben, ¿acaso no esta en conflicto con su trabajo, con su deber?
Hace poco creo que hubo otra polemica, el de la chica que llevaba no se cuantos años en coma y a la que iban a desconectar porque ya era inevitable. Y madre la que se formo!
Jamas comprendere al padre, la madre, que deje morir a su hijo "porque es lo que dios quiere".

anele dijo...

Efectivamente, Ruth. Puedo entender que de acuerdo a sus preceptos todos tengan que llevar barba o bigote, que los musulmanes no coman carne, ... no las comparto pero las acepto y las respeto.
Puedo incluso entender (entre comillas)a un suicida. Tuve un caso cercano, la madre de una amiga. Es muy fuerte, muy doloroso. Pero su voluntad era morir. Es horrible.
Pero no creo que la voluntad de esta mujer al salir de su casa fuese estamparse en la carretera y morir en un accidente y sin embargo se dejó llevar por las circunstancias
??????? No consigo comprenderlo por más vueltas que le doy. Es algo totalmente ilógico.

Geno dijo...

Totalemnte de acuerdo, yo tampoco lo entiendo. No se que puede haber de malo en recibir sangre si con eso salvas tu vida. Es imposible que haya un razonamiento lógico que lo sustente

Bertha dijo...

Yo tanpoco entiendo, eso de que no quieren que se le aga niguna transfurion, es que ni a los menores, prefieren que es mueran, antes de hacelo, estas relijiones son algo estrañas?

Inma dijo...

Es rarísimo que no prevalezca un sentido natural de supervivencia ¿no?
Puedes creer en lo que te de la gana, cumplir con los ritos que te salgan de las narices..pero el límite de la muerte es claro.
La gente está pirada.

Elphaba dijo...

Candela, ante eso ni los médicos ni nadie pueden hacer nada porque siempre prevalece la voluntad del paciente o tutores, y es imprescindible el consentimiento informado con todos sus beneficios y riesgos, y pobre de nosotros si no fuera así y no pudiéramos decidir si nos operamos o no, si seguimos un tratamiento super agresivo o no, etc. Lo malo es que la voluntad de algunos es absurda.

chema dijo...

las prohibiciones que imponen las religiones son totalmente arbitrarias. y en este caso, pueden costarle la vida a una persona. una prueba de esa arbitrariedad es lo que tú dices, que son prohibiciones que han estado vigentes a partir de una determinada fecha. de repente descubrieron que era algo malo? yo tampoco lo entiendo...

Akela-J.P. dijo...

Menudo texto, me encanta la fuerza del mismo y su plantamiento. Estoy contigo...

Te he puesto en mi lista de enlaces...

Un saludo.

anele dijo...

Hombre, Akela, qué sorpresa verte por aquí!! Muchas gracias. Me alegro de que te haya gustado.

Por cierto, aunque nunca comento en tu blog te tengo enlazado hace tiempo. Me gustan tus contenidos (soy una nostálgica empedernida y sufro el síndrome de Peter Pan, qué le vamos a hacer).

Salva dijo...

Los Testigos de Jehová creen que se aproxima el fin del Mundo, el Armaggedón (de hecho ya lo habían pronosticado para el 1974). Lloverá fuego del cielo y el suelo se abrirá, pero sólo los justos ( es decir, ellos) se salvarán y tendrá vida eterna en un mundo donde no existirá el mal y los leones convivirán con los corderos (al menos así ilustran ellos sus libros de proselitismo). Además resucitarán todos los Testigos de Jehová muertos antes del fin del Mundo. Si alguien cree firmemente algo así no es extraño que valore tan poco su actual vida en el mundo en que nos encontramos. Es como los suicidas que se inmolan convencidos de que irán al paraiso rodeados de un interminable harén de huríes y donde no volverán a pasar el hambre y las penalidades que este mundo les ha deparado.
Las religiones llevan siglos lavando cerebros y me temo que, por desgracia, lo seguirán haciendo.