sábado, 8 de enero de 2011

HISTORIAS DE LA REBOTICA



-"Buenos días, ¿qué desea?"

-"Buenos días. Verá... quiero unas píldoras anticonceptivas, pero como mi mujer está dando el pecho y le puede hacer daño al niño... me las voy a tomar yo".
.
.

10 comentarios:

Bertha dijo...

QUE BUENO?

Geno dijo...

Esto será un chiste ¿no? Porque gracia tiene pero no me puedo creer que sea verdad, jajjajajja

anele dijo...

No, Geno, no. Por desgracia no es ningún chiste. En este caso la protagonista fui yo, que le atendí personalmente (a diferencia de otros casos en los que me he hecho eco de anécdotas protagonizadas por una compañera, estando yo presente).
Recuerdo que lo primero que pensé fue: ¿donde está la cámara oculta? y ¿se está quedando conmigo?
pero la consulta continuó sin signos de cachondeo, ni medias sonrisas... vamos, que estaba serio.

De verdad que hay anécdotas que parecen bromas que vienen a gastarnos, pero después de todo lo que he presenciado a lo largo de estos años, te juro que creo que hay gente capaz de cosas inverosímiles.
Como suele decirse: "hay gente pa' to' ".

chema dijo...

he tenido que hacerme un esquema mental para entenderlo: una pareja que ha tenido un niño y no quieren tener más. entonces, para que la píldora no contamine la leche materna ni nada, el padre decide tomársela él, esperando que inutilice su esperma o algo así...
anele, te compadezco por tener que atender a personas tan ignorantes. es una ignorancia tan profunda que por mucho que les puedas explicar con toda tu paciencia no vas a poder sacarles de ella...

Candela dijo...

Jajajajaaaaa!!!!

Conozco una historia similar, sucedió en Sant Feliu, que tenian en la comisaria a una "asidua" gitana que vendia droga. La ultima vez que la arrestaron se confesó culpable de haber matado a su marido y cuando le preguntaron por detalles -el marido habia muerto un mes antes de un ataque al corazon-, dijo que si, que lo habia matado ella, porque harta de tener tantos churumbeles, hacía un año que había ido al medico a que le recetara la pildora, pero como ella era muy olvidadiza, decidió que se las tomara el marido, y creia que habia muerto de eso, XDDDDDD

cloti dijo...

La ignorancia da mucha risa al principio y mucha pena al final. Menkantan tus historias, quiero más.
Bssssss
Cloti

Elphaba dijo...

Ostras, esa es muy buena XDDDDDDD. Menuda cara se te debió quedar. Luego la gente se extraña de que haya embarazo: "si hemos tomado medidas!". Sí, se las habrán tomado a los armarios de la cocina, porque lo que es lo otro...

anele dijo...

Chema, ése es el tema, que a veces no saber cómo explicarlo de manera que te entiendan.

Igualico, Ruth. Veo que es más frecuente de lo que pensaba.

Cloti, me pasa lo mismo.Al principio te ríes pero luego parece penoso.

Ya ves, Elphaba. Pensamos que estas cosas son imposibles por la información que hay... entonces el problea radica en que hay que tener ganas de escuchar esa información.

Myriam dijo...

Pobre alma de cántaro...

Susana dijo...

La realidad supera a la ficción... increible!!! Me repito, pero estarás recogiendo todas estas ançecdotas no??? Sería un buen detalle, recogerlas en un libro y darlas como regalo: regalar sonrisas o incluso carcajadas, porque algunas de tus anécdotas son de traca...