sábado, 12 de junio de 2010

CUANDO COMER SE CONVIERTE EN VICIO Y OFICIO

Inmersos como estamos en plena operación bikini, no deja de resultar paradójico que mientras la mitad de la población mundial femenina está combatiendo a contrareloj michelines y celulitis, hay quien lucha por todo lo contrario.
Pero más que paradójico, peca de extravagante e incluso raya en el patetismo el caso concreto de Donna Simpson, una estadounidense de 42 años, madre de 2 hijos (de 6 y 14 años) que se esfuerza cada día en desplazar la aguja de la báscula hacia los "límites" del sobrepeso.
¿Su objetivo?
Nada menos que batir el record Guinness y convertirse en la mujer con mayor peso del mundo. Para ello tendrá que transformar sus actuales 270 kilos en cerca de 455.

Y se presta con ahínco a semejante desvarío cada día de su vida, sometiéndose a pantagruélicas comidas (dice haber ingerido en una ocasión 70 piezas de sushi seguidas) y sobrepasando con creces la ingesta calórica recomendable: unas 12.000calorías!!! (en las que invierte cerca de 600€ semanales).

A los 24 años se casó con Robert Simpson (padre de su primer hijo), un cocinero que disfrutaba agasajándola en la mesa. Se divorció y poco después fue obligada por su padre (preocupado por su salud) a someterse a una estricta dieta que acabó abandonando. Y pronto conoció a Philippe Gouamba (47 años, director de recursos humanos, 68 kilos y cliente asiduo del gimnasio), su actual pareja y padre de su segunda hija. Dice que le impresionó en su primera cita, cuando la vió "comer por cinco" y afirma que verla comer es uno de sus hobbies favoritos. "Siempre me atrajeron las mujeres obesas, pero Donna es mi fantasía: cuanto más pesa, más sexy la encuentro. Ella es feliz engordando; y si ella es feliz, yo también lo soy". La pareja planea casarse el próximo año.

A pesar de los consejos médicos, Donna se quedó embarazada a los 3 meses, desarrollando una diabetes e hipertensión que le acompañarán el resto de su vida, y fue necesario un equipo médico de más de 10 personas para garantizar un parto considerado de alto riesgo.
Pero Phillippe le apoya incondicionalmente en su absurdo proyecto.
Un hombre que demuestra tener una completa falta de sentido común por permitirle continuar con ese comportamiento suicida.
Pero la fama es golosa. Muy golosa. Porque ella sueña con protagonizar el reality televisivo que le han ofrecido y donde se pretende ¿reforzar? la autoestima de las personas con sobrepeso. Bonito ejemplo que mostrar. Todo sea por la audiencia.

De momento su página web supera las 250 suscripciones y los curiosos que se pasan por allí para verla engullir sin control y acceder a las fotos y vídeos le reportan suculentos ingresos económicos que ella invierte, cómo no, en más comida. De esta forma encontró la solución para poder hacer frente a su abultada lista de la compra y no suponer una carga para la economía familiar por no poder ir a trabajar. Todo un detalle.
Tomó la decisión a los 6 meses de dar a luz a su hija: "si estaba suficientemente sano para dar a luz, entonces mi cuerpo podría soportar un sobrepeso extra. Será un gran logro".

En un día norma, Donna suele ingerir 4 hamburguesas con patatas fritas, una barra de pan con mntequilla de cachuete y mermelada, 4 raciones de filetes con puré de patata, una pizza grande, pastel de chocolate con nata y helado, 2 pasteles de queso y 12 cupcakes, acompañados de refrescos. Su diabetes no parece suponer ningún impedimento.

De seguir así, Donna podrá presumir de ser la mujer más obesa del cementerio.

Fotografías: James Ambler

13 comentarios:

BLAS dijo...

Aaaaaaaaaaaaaaaaaagggggg!!!
PEro qué asquito me ha dado por favor... Esta mujer está enferma. PEro no por su peso, sino de la cabeza. Qué horror!!
Cuando la entierren, que no creo que falte mucho, van a tener que invertir todos los ahorros en un ataud y un mauseo especial. Eso sí, para nada, porque en menos de un año, ya tendré su tamaño normal, tirando para anoréxico :S
Paso de hablar de incineración porque no creo que quepa, la verdad...
Horrible. Y el marido, imbécil, aunque es evidente que la quiere poco si vé con alegría y felicidad, como se suicida delante de su cara hora tras hora, día tras día.
En fin, que hay peña para todos los gustos, está claro. Y locos, más aun.

BEsos Anele.

Geno dijo...

Opino como Blas, muy bien de la cabeza no está. Vale que te guste comer pero esto ya no es que te guste esto es enfermedad (y no me refiero a la obesidad)

cloti dijo...

¡Qué pena más grande!
Bss
Cloti

chema dijo...

no he podido mirar las fotos con mucho detenimiento, porque me dan grima. hay personas que padecen obesidad porque determinadas circunstancias las han llevado a esa situación sin que lo hayan buscado, y bastante desgracia tienen. pero provocarse una situación de sobrepeso a propósito, con todos los problemas de salud que puede ocasionar, es casi un suicidio. y una irresponsabilidad cuando tienes una familia a tu cargo...

Lily dijo...

Esa mujer es un caso enfermizo y un insulto a las personas que tienen sobrepeso, debería ver al psiquiatra

Candela dijo...

Totalmente de acuerdo con Blas y con el comentario de Lily.
Lo de todo por la pasta aqui le viene de perlas. El dia que reviente, la humanidad solo habra perdido un cacho de carne, porque lo que es cerebro y personalidad se nota que no tiene demasiado...

anele dijo...

Me parece un insulto hacia todos los que sufren obesidad mórbida y también a los que no tienen qué llevarse a la boca, aunque suene demagógico.

Por supuesto que necesita un psiquiatra, pero lo más grave es que la persona que supuestamente está enamorada de ella, encima le alienta!! Yo no sé si es que él también es idiota o demasiado listo y quiere heredar rápido.

Me dan una pena tremenda esos niños. Como dice Chema, es una falta de responsabilidad flagrante.

Susana dijo...

Yo ví esa "noticia" también el otro día. En la foto que yo ví posaba toda sonriente con sus dos hijas (delgadisimas ellas) que también la alientan en su tarea.
Pensé al igual que tú con su marido ¡Qué poco amor que la tienen!
En fins, que el mundo se ha vuelto loco. Todo por la pasta, por la fama.. y no se qué será peor, los millones de visitas de mirones que recibe esa mujer en su suicidio a la vista de todos.

Bertha dijo...

Joline ya lo he visto esta semana, que penita, engordar para ser famosa, a que hemos llegado?

Inma dijo...

Pone en riesgo su salud y si me apuras la de sus hijos, que están muy cerca de quedarse sin madre. Un disparate absoluto. Y al marido también a la carcel por no parar este desproposito.

Elphaba dijo...

Menudo ejemplo. No se si estan locos o tarados. No sé si será delito, pero yo les plantaba una denuncia por hacer apologia de conductas que atentan con la salud pública. Exactamente igual que si fuera al revés.
Y como han dicho ahí, un insulto a toda las personas que tienen problemas de salud por culpa del peso y no lo pueden evitar.

Lucía dijo...

Por dios
Me he quedado de piedra. Como una cabra los dos.
Estoy totalmente de acuerdo con Chema.
Lucía

Myriam dijo...

Es más cómodo no privarte de nada, engordar y autoconvencerte de que eres feliz así, que plantearte hacer ejercicio, privarte de comida y celebrar cada uno de los kilos que pierde.

Vi el vídeo, y no podía ni abrazar a su hija. Yo no necesitaría más razones para perder peso.