domingo, 3 de octubre de 2010

PASEANDO MADRID (DE NUEVO)

Por fin el viernes ha llegado mi 2ª parte de vacaciones y hay que aprovechar el tiempo.

Para empezar, una visita al Nómada Market: un mercadillo en un viejo edificio en desuso de la calle Atocha. Allí se darán cita a lo largo del fin de semana jóvenes artesanos y diseñadores que encuentran de este modo una forma de dar a conocer sus trabajos, al tiempo que amenizan al visitante con algún taller artesanal y sorteos. La feria suele repetirse cada 2 o 3 meses.

La entrada cuesta 1 € y es válida para los 3 días. Bisutería, ropa, ilustraciones, bolsos... es raro salir de allí sin "picar". Y yo piqué, cómo no. Porque sabía que Estherimenta estaría allí y estaba decida a llevarme alguna de sus caprichos.


Un precioso broche de su Mª Antonieta, a falta del collar (algo más grande) que ya no elabora (agradezco el detalle que tuvo: como el broche es chiquito, me regaló la postal para poder disfrutar de la ilustración). Huelga decir que lo estrené en cuanto salí por la puerta. Y de paso compré unos marcapáginas para futuros regalos. Si os pasáis por su página web veréis las maravillosas ilustraciones que dibuja.


Me encanta pasear por Madrid y aprovechar su oferta cultural, comercial, gastronómica... Aunque a veces no hace falta ni tan siquiera buscar; a la vuelta de una esquina siempre aguarda algún nuevo descubrimiento y uno se topa con curiosidades como ésta:


¿un Banksy en Madrid??!! ¿o un discípulo, quizás? Habrá que investigar... El caso es que me hizo ilusión encontrarlo.


Y de allí hasta el barrio de Malasaña, a otra visita que tenía pendiente desde hace meses: Happy Day. Un pequeño y coqueto local donde comprar los famosos cupcakes y muffins que tan de moda se están poniendo últimamente.


Tienen una sola mesita (y por tanto, casi siempre ocupada) para tomar algo in situ relajadamente y una decoración realmente llamativa.


Bagels, perritos, tartas enteras o en porciones, bizcochos, cookies, dulces anglosajones,... un paraíso para los golosos.


El "packaging" también es un detalle que cuidan. Uno de esos tontos detalles que a muchos nos encantan.


Compré 2 cupcakes y 2 muffins. Esponjosos y muy buenos, excepto el de limón ( a la derecha) cuya cobertura me resultó excesivamente empalagosa y la masa ligeramente seca.



Y unas riquísimas galletas americanas rellenas de chocolate y con un bizcocho tremendamente ligero.

De vuelta al metro se imponía un alto en el camino y una urgente rehidratación. Y me encontré con un nuevo local que parecía reunir los requisitos.

"La cocina de mi vecina" es un pequeño local en el 15 de la Corredera Alta de San Pablo, un lugar estupendo para una comida rápida (ensaladas, pizza, pasta... y unos panes con una pinta estupenda)


o para disfrutar de una agradable merienda con un zumo, café y una porción de tarta o muffins caseros, con una música agradable que permite conversar sin problemas.

Una decoración minimalista, moderna, con 2 mesas más una inmensa mesa comunal para compartir y atendido por 2 simpatiquísimos chicos que te hacen sentir como en casa.


5 comentarios:

cloti dijo...

¡Qué envidia de paseo y de poder comerte todo eso que nos muestras!
¿Cuándo te vas a lanzar con el fondant?
Bsss
Cloti

Ana dijo...

Me encanta todo todo todo, pero acabo de tener un flechazo con los marcapáginas. Me voy a la web, a ver si me hago con alguno para mi colección. Besitos!!

Geno dijo...

Un paseo delicioso en todos los sentidos

Myriam dijo...

¡¡Sigue haciendo posts de este tipo, eh!! Que tengo mucho por descubrir :)

Bertha dijo...

Tiene muy buena pinta todo.