martes, 30 de noviembre de 2010

NIAGARA BAJO CERO

Ahora que se nos echa encima una ola de frío, reconforta saber que podría haber sido peor.
Al menos no está previsto que se nos congelen los ríos.

Si bien los datos no son precisos, parece ser que en 1848 bajaron tanto las temperaturas en el norte de los EEUU que se congelaron por completo las cataratas del Niágara. Algo que al parecer se repitió en otras 2 ocasiones más (1911 y 1936).
En un principio se permitía que la gente pasease por la superficie del río para contemplar las cataratas desde abajo, pero se prohibió definitivamente en 1912 cuando el hielo se resquebrajó tragándose a 3 personas.

No está muy claro que la fotografía siguente sea real, sino fruto de un apañado retoque fotográfico, pero nos da una idea bastante aproximada de aquellos arriesgados paseos.

9 comentarios:

chema dijo...

muy interesante, anele, me encantan estas cosas. la primera de las ocasiones en que se heló, en 1848, estaba dentro de lo que se llamó 'pequeña edad de hielo' (un período de frío generalizado en todo el planeta), pero ya hacia el final, en sus últimos coletazos. las otras dos heladas ya no, lo que me hace pensar que tenía más que ver con la elevada latitud a la que se encuentran las cataratas del niágara, que hace que las temperaturas tiendan a ser bajas.
lo de la pequeña edad de hielo, que al parecer se extendió entre los siglos XIV y XIX, lo descubrí leyendo los artículos de wikipedia sobre las glaciaciones. es muy curioso.

Lily dijo...

Que fotos mas bellas

Myriam dijo...

Estuve en Islandia hace dos años. ES un país lleno de cataratas (entre ellas, la más grande de Europa en cuanto a caudal). Durante el invierno, se congelan todos los años. Ya sabes, 6 meses sin luz solar. Es un espectáculo bellísimo.

Susana dijo...

Alucinante. Para quejarnos nosotros del frío... porque mira que tuvo que hacerlo para que llegasen a congelarse las cataratas del Niágara...

cloti dijo...

Me maravilla siempre que encuentres estas curiosidades tan interesantes. Las fotos son preciosas, a mí es que el frío, la nieve y su combinación me gustan, tiene que haber de todo.
Bss
Cloti

Geno dijo...

Las cataratas del Niagara debe ser un sitio realmente impresionante a la vista pero congeladas deben ser la bomba. Interesante post

Candela dijo...

Pa resbalarse estando arriba, amosss... buena caida!

Inma dijo...

¡Qué miedo estar esperando que en cualquier momento se resquebraje el hielo!
No es lo mismo jeje, pero estos días me he encontrado el agua que he dejado en un cubo fuera de casa absolutamente congelada. Vamos, que hace un frío de narices aquí también.

anele dijo...

Uh, Chema, pues no tenía ni idea de esa "pequeña edad de hielo" tan reciente... ¡qué mal rollo! que yo soy intolerante al frío :)

Si, Lily, la verdad es que impresionan.

Myriam, espero que viajaras en verano XDDD

Pues sí, Susana, para que luego nos quejamos...

A mí también me gusta, Cloti,... ¡pero dos semanas al año! ja, ja

Son espectaculares, Geno, aunque yo me las imaginaba más grandes. Lo que parece un parque de atracciones es la ciudad, llena de restaurantes, hoteles, atracciones de feria, comercio, ... todo para retener al turista, porque aparte de las cataratas no hay nada más que ver. Me sentí com Marilyn con uno de aquellos chubasqueros amarillos XDDDDDDD

Pues sí, Ruth, un mal paso y de cabeza. Como dice Inma, se rompe el hielo y estás perdido.